Título opcional

Aquí me tienen en la cama con la laptop y La Muchacha en las piernas esperando a que sean las 13:00 (o al menos las 12:30) para poder comerme una deliciosa pasta que me está esperando en el refri. Me encantan los días en que te vas a dormir pensando que al día siguiente vas a comer algo delicioso. Es normal, le pasa ha todos, seguro.

No todos los días trabajo desde la cama pero hoy se me antojó así que le daré un descanso al sofá. Faltan 45 minutos para la hora de la comida y mientras tanto me distraigo escribiendo estos párrafos bobos, leyendo mis feeds, programando tuits, contestando correos y pensando qué escribir en las siguientes líneas pues prometí un blog y ahora tengo que cumplirlo ya que rara vez acabo lo que empiezo.

Eso me recuerda mis tantos proyectos que he tenido los cuales siempre me entusiasman muchísimo al inicio y luego me aburren, los odio y me fastidian al poco tiempo, como mi pelo. Hablando de… hace poco platicando con el #ingenierodeprofesión le dije que he traído todos los looks posibles: pelo corto, cortitito, bob, medium bob, capas, con luces, pelirrojo, negro darks, café señora divorciada, el Amélie, verde, azul, morado, mi pequeño pony, decolorado y hasta me hice la base. Yo muy orgullosa de mis “triunfos” y él que me rompe la ilusión diciendo: “No, no es cierto… nunca lo has traído largo hippie” o rastas, añadí.

Es cierto, no he traído TODOS los looks posibles pero es que, ¿rastas? ¡JAMÁS! ese sí que de plano no se me antoja nada y menos desde el día que una amiga me contó que un amigo, de un amigo de un amigo, se murió porque después de muchos años de traer rastas había decidido cortárselas y cuando lo hizo, una horrible y espantosa araña que vivía en la maraña de pelos y grasa que tenía en la cabeza, se espantó cuando vio la luz y lo picó y se murió. True story.

Así que, no gracias.

El look de pelo largo larguísimo tipo bohemian chic no me espanta tanto, de hecho creo que a algunas les va muy bien y a veces veo a estas chicas con su partido por en medio y su look desaliñado y se me antoja mucho pero es que, yo no nací ni para hippie, ni para bohemia. Para empezar no me gustan las sandalias, ni las flip flops ni nada que enseñe tu pie. Ew.

Image

Estas creaciones horrorosas no deberían existir

Y ya me la sé que eso de dejarme crecer el pelo es, y será siempre, una utopía. La única vez desde niña que he traído el pelo abajo de los hombros fue hace aproximadamente seis años y duró poco, lo bueno es que tengo algunas fotos emo de recuerdo porque seguro que no volverá a pasar jamás.

Image

Image

Aquí cuando era Rapunzel y tenía el celular más hermoso y perfecto que ha existido en el mundo.

Pero estaba hablando de los proyectos sin terminar que si bien ahorita es un blog o mi cuenta de Twitter o Pinterest este nunca me entusiasmó tanto, así que lo quito, hace algunos años fue la fotografía, las clases de corte y confección, el Francés, Japonés, el intento por aprender programación, las clases de Hip Hop, mis años en Difusión Cultural (Danzamimos, Raíces, Nuevos Valores…), Twitter, el mundo de la moda, atletismo, natación (bueno este sí duró sus buenos años)… en fin. Un montón de proyectos a los que, en su momento, les dediqué toda mi atención. Pero bueno, lo que sí es que nunca me he quedado con las ganas de hacer algo.

¿A qué voy con todo este rollo? a nada, si acaso tal vez a justificar la escasez de posts en este blog pero nada más. Yo le echo la culpa a esto y a mis crisis existenciales de cada tercer día que me dicen que a nadie le importa mi vida, lo que hago o no hago, si me corto el pelo o no me lo corto o si Mika sigue dormida. Lo cierto es que blogs de ese tipo, es decir, de boberías personales tienen mucho éxito. Claro, si la bloggera es guapa, delgada, mormona y educa a sus hijos (hermosos por cierto) en casa ¡mejor aún! puesto que sus vidas perfectas nos son tan adictivas que hasta ganas de criar hijos dan, bueno eso sí que no, pero de dejarse el pelo hasta las corvas pues que sí.

Pero mi vida dista de ser perfecta y yo estoy lejos de ser mamá mormona guapísima con cabellera perfectamente desaliñada que, además, cocina nutritivo ¡y delicioso!

Uno cree que por venirse a otro continente su vida va a cambiar 180°, que ahora serás más interesante, más guapa, conocerás los secretos de la vida y, sobre todo, serás más popular. Bullshit.

Sí, Barcelona es lindísimo y sí, ha sido un cambio pero la verdad es que nuestras vidas y rutinas continúan como en Monterrey: Levantarse temprano, ir al gym (a veces), desayunar, trabajar (en casa o en oficina), cenar, leer o ver una serie y a dormir. Lo que sí es diferente de acá es que el café es más rico, los vinos más baratos, el clima es más benévolo que en Monterrey y hay vida nocturna, cosa que allá perdimos. Los fines de semana te vas a beber algo con los amigos, a comer fuera y a pasear al perro, tal vez vas al cine o te topas con una galería o anticuario y apuntas el nombre para luego regresar y comprar eso que viste. Pero eso lo hacemos todos, no tiene nada de extraordinario si no lo retratas lindo y le pones un filtro dreamy en Instagram.

Ahora todo lo queremos hacer público y si viene acompañado de una foto, mejor. Me incluyo, eh que yo también soy parte de esta generación Instagram aunque ya estoy grandecita. Tal vez por eso mis crisis… por mi relación de amor-odio con Instragam, Twitter, Facebook (bueno, ese no lo amo), Tumblr y los blogs.  Tal vez si tuviera unos 5-10 años menos esto del ego no me causaría tanto conflicto.

Este ejercicio me sirvió bastante puesto que ya es la hora de la comida. YEI!

PD. Familia, no se preocupen, seguiré posteando de vez en cuando fotos de las cosas de por acá… cuando las encuentre interesantes y valiosas.

PD 2. Trataré de que no sean tantas fachadas y objetos porque en el último post prometí que habría fotos de nosotros y la verdad es que, lo olvidé por completo. Ups.

Anuncios

2 pensamientos en “Título opcional

  1. Bienvenida al club de las crisis existenciales cada tercer día… y no terminarán con la llegada de los 40, ni a los cincuenta, y pueden acompañarte a la hora de la jubilación o más aún a los 65 en que andarás buscando ingerir ayahuasca para encontrarle sentido a tu mundo. ¡Que comas rico!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s