Peripecias aquí, allá y acullá (parte 1)

Qué bien se siente regresar a casa después de 25 días de andar de “pata de perro” por aquí, por allá y por acullá. Aprovechando que es asueto (¡Viva México, cabrones!) me dispongo a desempolvar este blog acompañada de un litro de agua y un yogur (sin azúcar) con granola (sin azúcar) porque por supuesto que el viajecito está pasando factura, en kilos no en euros, afortunadamente.

Llegamos ayer por la tarde y después de besar el módem (¡Alabado sea el Internet!), cenar y mandar el esquema comparativo en el sistema de tareas, dormí POR FIN en mi cama, con mi almohada y con el ruido de los vagos de fondo. Hogar, dulce hogar…

Encontramos Barcelona muy nublado y fresco (en Monterrey diríamos que hace frío) pero eso no nos amedrentó porque veníamos de un friísimo Schwäbisch Gmünd  que irónicamente celebraba el fin del verano con unos escasos 10°C y poquitísimos rayos de sol.  Pero primero lo primero, remontémonos al 23 de agosto, viernes. Ese día partimos el #ingenierodeprofesión, Mika y yo hacia Madrid para encontrarnos con la familia Ortiz-Lizárraga-Ambriz-Romualdo quienes acababan de llegar a la ciudad para pasar unos diítas con nosotros. Rentamos un coche ya que el plan era hacer un road trip por el norte de España con Madrid como punto de partida y Barcelona como destino final. Con mis habilidades de diseño y de ubicación en un mapa, tracé nuestro recorrido:

RoadTripEspaña

En Madrid nos quedamos todo el fin de semana. Visitamos el Museo del Prado, la Puerta de Alcalá, la Gran Vía, etc. Lo encontramos MUY SUCIO y en lo personal no me gustó. Regresaría sólo por las librerías…

libreriaMadrid

El lunes 26 de agosto partimos tempranito de Madrid y agarramos carretera hacia A Coruña, destino: Santiago de Compostela. Aquí estuvimos poco tiempo (1 día) y a pesar de que es un destino medio hippie, me encantaron sus casas viejas (pero NO sucias, eh, Madrid), el clima y ¡la comida! Este es un lugar para irse a vivir después de la jubilación.

20130826_204044

20130826_211030

20130826_204448

IMG_20130826_202047

IMG_20130827_100206

Al día siguiente, agarramos nuestras chivas y nos despedimos de Santiago para manejar rumbo a Oviedo. El camino duró más de lo esperado porque nos desviamos (bastante) por andar buscando un restaurancillo que recomendaba “El camionero…” de quien ya habíamos (a) probado una de sus recomendaciones cuando nos dirigíamos hacia A Coruña. Ni con la ayuda de Google Maps, logramos dar con el muy recomendado “Los Manjares” ya que, siguiendo sus instrucciones, terminamos arriba de una loma en una vereda sin pavimentar, rodeados de vacas y ovejas.

Terminamos en el único restaurante de los alrededores que todavía nos quería servir algo de comida porque, ¡qué horas de comer son esas! Aquí probamos por primera vez la sidra de Asturias.

SidraAsturias

Pero la comida (y la sidra) nos dio fuerzas para llegar finalmente a nuestro destino: Oviedo. Ciudad todavía más limpia y ordenada que Santiago de Compostela, encontramos cero turismo hippie y mucha gente mayor bien vestida.

Aquí sólo tomé una foto ultra turística acompañada de Woody Allen…

WoodyAllenOviedo

Después de beber MUCHA sidra, dejamos Asturias y nos dirigimos hacia el País Vasco donde ya nos esperaban en el Hotel Bilbi. Después de tres días de viajar en carretera, llegamos a Bilbao. Aquí nos quedamos dos noches, no porque nos hubiera enamorado la decoración neo modernista del Bilbi  sino porque francamente ya estaba bueno de tanta carretera.

El casco viejo de Bilbao, ¡y el idioma!, nos intimidaron poquito, pero después de recorrer sus calles y parques nos dimos cuenta que está genial para vivir (sobre todo si tienes un perro, preguntadle a Mika).

20130829_115645

IMG_20130829_121546

Nos despedimos de Bilbao y ya un poco más descansados retomamos carretera para llegar a nuestro siguiente destino: San Sebastián. Donostia para los cuates. El #ingenierodeprofesión decidió no tomar la vía rápida y en su lugar, tomamos los caminos vecinales para disfrutar el paisaje y hacer la parada obligada en Gernika. Aquí encontramos un restaurancito MUY escondido que descubrimos gracias a Tripadvisor. En este lugar hicimos una de las mejores comidas del día. Ultra recomendado.

20130830_133010

gernika

IMG_20130830_161420

Con panza llena y corazón contento llegamos a San Sebastián ¡Qué bonito y que limpio es Donostia! Allí comimos y bebimos lo que se dice bien, bien porque contábamos con la guía y recomendación de una amiga que es donostiarra. Además, nos tocó suerte porque ese fin de semana la ciudad estaba de fiesta ya que celebraban los 200 años de la quema de San Sebastián.

Donostia

20130830_213056

Bar Vallés

churreria

CamperasDonostia

¡Las Camperas!

Aquí nos despedimos del road trip. Ya tocaba regresar a casa.  El domingo 1 retomamos carretera para dirigirnos a Barcelona, no sin antes pasar de nuevo a “Campero” por unas deliciosas bocatas para comer en el camino.  Llegamos a casa ese mismo día en la noche, todos muy cansados y yo, enfermísima. No sabemos si fue el sol, la caminada o el exceso de bebidas frías pero el caso es que esa noche no dormí y el día siguiente lo pasé en cama.

Ya más recuperada, mi semana empezó en martes con montones tarea y claro, trabajo. La familia paseó y conoció Bcn mientras yo terminaba mis pendientes y recuperaba energías para la segunda parte de esta aventura.

Como dicen los japoneses: つづく…